Etimología de Aduana

Se lo distingue en el árabe andalusí como addiwán, marcando un libro para registrar y acompañar la mercancía, sobre el árabe clásico dīwān, señalando el recinto donde se reunían los expertos en administración para analizar cuestiones impositivas o bien al respecto de temas vinculados al orden jurídico, asociado a una raíz en el persa medieval como dēwān, entendiendo un registro de cosas archivado.

El desarrollo comercial y derecho aduanero

Las comunidades humanas comenzaron a comerciar con otros pueblos cuando la producción agrícola y ganadera produjo unos excedentes. La intensificación del comercio fue determinante para todo tipo de transformaciones: construcción de caminos y puertos, monedas para facilitar el intercambio de bienes y piezas de cerámica para almacenar los productos.

Las aduanas se establecieron en las fronteras y en los puertos para controlar los productos provenientes de tierras lejanas o de ultramar. Podríamos decir que las aduanas y el comercio exterior surgieron en el mismo contexto histórico.

En la ciudad de Atenas las arcas del estado dependían de los impuestos de los ciudadanos y de las tasas que se imponían a los productos que llegaban a la ciudad desde tierras lejanas. En la civilización romana se introdujo un rudimentario derecho aduanero para controlar la llegada de mercancías. Esta rama jurídica está emparentada con el derecho administrativo, el comercial y el tributario.

Las aduanas actuales continúan ubicadas en lugares estratégicos, especialmente puertos, aeropuertos y fronteras. Su función es doble: la recaudación de impuestos sobre los bienes que vienen del exterior y el control de productos prohibidos.

El portorium de la civilización romana es el precedente histórico de los actuales aranceles aduaneros

Los pueblos sometidos por los romanos tenían que pagar impuestos para el trasporte de mercancías. Estos tributos especiales se conocían con el nombre de portorium. Dicho impuesto se aplicaba tanto en el derecho de paso como en las aduanas.

El arancel es, en pocas palabras, un impuesto a la exportación o a la importación. Sin embargo, en su mayoría este impuesto se aplica para las importaciones, es decir, los productos que proceden del exterior. Como norma general, los aranceles tienen la finalidad de proteger la economía de un estado.

Estos tributos tienen tres modalidades singulares: arancel ad valorem, arancel específico y el arancel mixto. El primero es el que grava con un determinado porcentaje un producto, el segundo se aplica con cuotas específicas (por ejemplo, un céntimo de euro por cada kilo de azúcar) y el tercero es una combinación de los dos anteriores.

    : Tarasov_vl, Belish

Vinculado

Buscador