Etimología de Celeridad

Se ubica en las formas del latín celerĭtas, celerĭtātis, formado por el adjetivo celer, remitiendo a rápido, asociándose al griego keles, manteniendo el sentido, partiendo del indoeuropeo *kel-, por apurar, acompañándose del sufijo -dad, que representa los componentes latinos -tas, -ātis, en función de la sustantivación vinculada a un adjetivo. La raíz indoeuropea se identifica en acelerar (dado sobre el latín accelerāre), así como también expresa una variante interpretativa entorno a activar o arrancar influenciando en celebrar (pautado en el latín como celebrāre), o célebre (registrado por el latín celĕber).

Es una atribución de rapidez asignada a un acto para que el mismo fluya dentro del marco correspondiente con el fin de efectivizarse lo antes posible, normalmente vinculado a una situación de emergencia o prioridad, ya sea en el ámbito privado como público.

Buscador